Atahualpa Yupanqui

Se le considera el más importante músico argentino de folklore.
A causa de su afiliación al Partido Comunista, Yupanqui sufrió la censura durante la presidencia de Juan Domingo Perón y fué detenido y encarcelado varias veces.
Al respecto ha dicho Yupanqui:
“En tiempos de Perón estuve varios años sin poder trabajar en la Argentina… Me acusaban de todo, hasta del crimen de la semana que viene.”
Desde esa olvidable época tengo el índice de la mano derecha quebrado.
Una vez más pusieron sobre mi mano una máquina de escribir y luego se sentaban arriba, otros saltaban.
Buscaban deshacerme la mano pero no se percataron de un detalle: me dañaron la mano derecha y yo, para tocar la guitarra, soy zurdo.
Todavía hoy, a varios años de ese hecho, hay tonos como el si menor que me cuesta hacerlos. Los puedo ejecutar porque uso el oficio, la maña; pero realmente me cuestan.
Su esposa Nenette fue autora de 65 canciones, entre las más conocidas de Atahualpa, como:

Los Ejes de Mi Carreta


Porque no engraso los ejes
me llaman abandonao
si a mi me gusta que suenen
pa’ que los quiero engrasar
Es demasiado aburrido
seguir y seguir la huella
andar y andar los caminos
sin nada que me entretenga


No necesito silencio,
yo no tengo en quien pensar
Tenia, pero hace tiempo,
ahora ya no tengo más
Los ejes de mi carreta
nunca los voy a engrasar

———————————

Tuve un amigo querido


Tuve un amigo querido
que murió en Ñancahuazú
su tumba no la encontraron
porque no le han puesto cruz.
No importa que no la tenga,
lo mismo la hemos de hallar
multiplicada en el aire
donde está la libertad.
Crece la mata en la sierra,
crece el árbol más allá,
en los barrancos profundos
el río canta y se va.


Pájaros de tres colores
pasan en vuelo fugaz
la mariposa y el cóndor
todos lo quieren nombrar.
Tumba perdida en la sierra
jamás se podrá olvidar
en las guitarras del pueblo
se convierte en madrigal.

——————————–

Milonga del Solitario


Me gusta, de vez en cuando,
perderme en un bordoneo,
porque bordoneando veo,
que ni yo mismo me mando.
Las cuerdas van ordenando,
los rumbos del pensamiento,
y en el trotecito lento
de una milonga campera,
va saliendo campo ajuera,
lo mejor del sentimiento.

—————————————–

Luna Tucumana


Ay lunita tucumana
Tamborcito calchaquí
Compañera de los gauchos
Por las sendas del tafí.
Compañera de los gauchos
Por las sendas del tafí.